testimonial

El crimen de Cuenca 568030903 main

Un ciego relata en uno de sus romances los sucesos ocurridos unos años antes en la provincia de Cuenca.
Tales hechos arrancaron el 28 de agosto de 1910 cuando Juana López salió para buscar a su hijo José María, al que esperaba encontrar en el lugar al que dijo que iba para bañarse.
Unos días más tarde, el 12 de septiembre, Juana y Anselmo, su marido acuden al Juzgado de Guardia de Belmonte para denunciar la desaparición de su hijo, asegurando ante el juez que alguien debió asesinarlo, pues se marchó para tomar los baños y nunca regresó a casa.
Relata que las últimas personas que lo vieron indicaron que estaba frente al "Palomar" de la Osa de la Vega, una casa donde vivían durante el verano las familias de braceros de Don Francisco, uno de los terratenientes de la comarca, y que les dijo que iba a ver a León, asegurando la madre que este y Gregorio debieron asesinarlo para robarle el dinero de la venta de unas ovejas que había realizado.
Ajenos a esta acusación, León y Gregorio salen de caza, discutiendo entre ellos por la propiedad de uno de los conejos cazados, yendo tras ello a estabular las ovejas, para luego bañarse en el río junto con su perro.

Síguenos