pobreza 1

El 32% de pobreza medido por el INDEC es una nota optimista, porque desde que cerró el lapso de esa medición, el cuadro ha empeorado. Al terminar el año 2018 la pobreza medida por el INDEC ya llegaba al 35,8 y es probable que el deterioro se haya hecho aún más pronunciado desde entonces.
Así lo muestra un estudio de  CIFRA-CTA, el centro de estudios de la CTA de los trabajadores, creado por Eduardo Basualdo.

El presidente había afirmado en 2016 que aspiraba a ser evaluado por su capacidad para reducir la pobreza. El resultado es devastador para la población, que no cesa de recordar aquella bravata presidencial.
El  anuncio quedó a cargo de los ministros Dante Sica y Carolina Stanley, porque al presidente Maurizio Macrì el show de la dureza y el enojo no le da para tanto. Stanley usó una frase de antología que revela cuál es la preocupación oficial.
La recuperación económica duró escasos meses, en el año electoral de 2017. Hacia fines de ese año se había registrado  una fuerte reducción de la pobreza, que por su magnitud resulta difícil atribuir a la mejora relativa y acotada del mercado laboral, de los ingresos laborales y de las jubilaciones, por efecto del Programa de Reparación Histórica. Los hogares que lograron salir de la pobreza entre los terceros trimestres de 2016 y 2017 pasaron de ingresos familiares promedio 33,5% por debajo de la línea de la pobreza a 83,1% por encima de dicha línea. Eso obedeció a una decisión política dirigida a conservar el voto de los hogares que tenían menores ingresos, sin que implicara un cambio estructural ni permanente.

En 2018 la economía se sumió en una profunda y acelerada recesión, iniciada luego de una devaluación que implicó un aumento del tipo de cambio largamente superior al 100%, dice el estudio, dirigido por Mariana González. “Los ingresos reales se deterioraron rápidamente y en este marco la incidencia de la pobreza y la indigencia volvió a incrementarse. En el caso de la pobreza, alcanzó en el segundo trimestre de 2018 el 29,3% sobre la población según la metodología actual, y el 18,4% si se mide con la metodología previa”.
“En el segundo semestre de 2018 la situación social continuó deteriorándose de la mano de la aceleración de la inflación y la fuerte reducción real en los ingresos de los hogares. La medición oficial, que utiliza la metodología actual, indica que la pobreza alcanzó en ese período al 32,0% de la población, es decir, 14,3 millones de personas en todo el país. Las niñas y niños son los que más sufren esta situación: el 46,8% de los menores de 14 años estuvo en situación de pobreza, afectándose sus posibilidades de desarrollo actuales y futuras”.
El estudio registró situaciones aún más dramáticas en el Noreste (40,4% de las personas estuvo en situación de pobreza, con una tasa de 49,3% en la ciudad de Corrientes); el Noroeste (también por encima del promedio del país, con el 34,5% sobre la población) y el Gran Buenos Aires (35,9% de la población).
A partir de esta información oficial, desde CIFRA-CTA se realizó un ejercicio de diferenciación de los resultados del tercer y cuarto trimestre de 2018 (a partir de la utilización de la base de datos de la Encuesta Permanente de Hogares (EPH) publicada para el tercer trimestre. “Los datos obtenidos ponen en evidencia que el avance de la pobreza fue creciente y que la situación actual es incluso peor que la que muestran los resultados del INDEC. Precisamente, la medición de pobreza por ingresos es muy sensible a los cambios coyunturales que afectan la capacidad de compra de los ingresos de los hogares, reflejando adecuadamente su empobrecimiento”.
En el cuarto trimestre del año la tasa de pobreza puede estimarse en el 35,8% sobre la población, lo cual implica que alcanzó a 16 millones de personas, con una aceleración vertiginosa en el proceso de empobrecimento de la población de la mano del deterioro del empleo, los salarios y otros ingresos.
En comparación con el mismo trimestre del año anterior, cuando la incidencia había sido del 26,4%, se trata de un aumento de 4,3 millones de personas en apenas un año. “Es preciso remontarse hasta 2008, diez años atrás, para encontrar un cuarto trimestre con resultados más elevados. De esta magnitud es el retroceso en las condiciones de vida de la población”.

fidel

monojojoy

JULIAN