• 10.jpghkap5l.jpg
  • 202.jpg
  • 96645_img.jpg
  • 0000452905.jpg
  • alejandro.jpg
  • maxi.jpg

carlosfonseca0.jpg - 17.94 kb

Pueblo y cultura

La cultura proviene del trabajo milenario del pueblo.

Cultura y liberación nacional

La base de la cultura (es) una plena liberación nacional.

Cultura y lemas patrióticos

La conveniencia de buscar, en los representativos de la cultura nacional del pasado, las expresiones patrióticas contra la explotación y difundir con amplitud tales citas. Esas referencias sí prestigian al lenguaje más radical... No contribuye a fortalecer la imagen nacional del movimiento la repetición excesiva de lemas revolucionarios procedentes del exterior, cuando en nuestra tradición se dan expresiones con iguales significaciones que pueden ser utilizadas como lemas.

Rescate de textos históricos revolucionarios

Tenemos que utilizar, en una medida todavía mayor que en el pasado, los textos revolucionarios representativos de nuestro pueblo, de nuestra tradición histórica. Todo lo positivo que encontremos en tales textos debemos estudiarlo, e incluso es posible recuperar determinado lenguaje del pasado que tiene sorprendente vigencia.

Desde los tiempos de la lucha contra Walker hasta los años de la lucha contra la tiranía somocista, aparecieron una serie de textos revolucionarios representativos de nuestro pueblo, de nuestra tradición histórica, que requieren ser seleccionados y editados en un solo volumen, cuya difusión ayudaría a sostener la confianza en la capacidad de sostener la lucha por la liberación nacional y social.

El intelectual revolucionario: rara excepción

Durante muchos años, en Nicaragua, el intelectual revolucionario fue una rara excepción... la discriminación cultural no podia llegar a mayores extremos... Los intelectuales radicales y librepensadores de los años de la intervención armada de Estados Unidos, que como clase representaban a la burguesía que terminó claudicando, no pudieron ser relevados por intelectuales identificados con la clase obrera; en consecuencia, en Nicaragua, el movimiento intelectual pasó a ser el monopolio de un elemento católico, que durante un período llegó incluso a identificarse abiertamente con el fascismo. De este modo permaneció cerrada para el movimiento revolucionario la fuente del pensamiento.

El intelectual y su orfandad de cultura politica

La orfandad de cultura política en el círculo intelectual es característica y ha sido unilateralmente literaria. Un extremo, por citar un ejemplo, es el de José Coronel Urtecho, quien en cierto escrito apunta, como una actitud radical de cierto escritor nicaragüense, la relación que tuvo con el "sindicalista" norteamericano Samuel Gompers; Coronel no sabe que Gompers fue un testaferro de la clase capitalista yanqui en el movimiento obrero de los Estados Unidos... Las dos rebasadas décadas nicaragüenses que sucedieron al 21 de febrero de 1934 ideológicamente están caracterizadas por títulos como Cartas de relación de un conquistador del siglo a la majestad primera del imperio, doña Isabel la Católica, reina perenne en el recuerdo, que mereció de los jueces culturales del gobierno de España el premio Francisco Franco.

Cultura y tirania reaccionaria

Como es sabido, en (esta) tierra natal se ha prolongado una tiranía reaccionaria que entre otros males ha ocasionado un daño terrible a la cultura, siendo esto último un verdadero capítulo aparte.

Rigoberto: precursor del movimiento cultural revolucionario

Rigoberto López Pérez, héroe y poeta, se convierte en el gran precursor e iniciador de un movimiento cultural revolucionario que posteriormente ha proseguido. Así quedan atrás las décadas previas a la acción de 1956, saturadas por una cofradía intelectual de espaldas, e incluso hostil, al pueblo.

Universidad: vínculo de la cultura y ansias de revolución

La universidad será moderna en la misma proporción en que recoja las experiencias de vinculación de la cultura con el ansia por la revolución.