La vida política Argentina y Latinoamérica, estuvo y esta atravesada por dirigentes que han representado -cada uno en su época- intereses que no tienen nada que ver con los del pueblo y los trabajadores. Claro que cada uno – a su turno- siempre se presentaron ante la opinión pública, como los defensores de la Patria, y uno supone que viniendo el mensaje desde las clases dominantes, es una obviedad que se refieren por historia nomas, a la Patria oligárquica, a la Patria financiera y a la patria extranjera, primero Inglaterra, luego estados unidos, la unión europea, y ahora un combo de los tres. Y no esta mal que así sea, mas están cumpliendo con sus objetivos e  intereses, ya que la clase dominante -la burguesía tras nacionalizada- se apoya en las instituciones permanentes –que ellas mismas han creado- como la justicia, la iglesia y las fuerzas armadas y de seguridad, estas conforman el aparato represivo que les da sustento en el tiempo.

En la vereda de enfrente –lamentablemente-, esta la bien llamada izquierda sistémica, sin vocación de poder. Que ha traicionado una y mil veces, a los trabajadores y el pueblo, que dicen defender. Dirigentes que vivieron toda su vida de la política, haciendo de ésta sus formas de vida. Estos tipos, siempre tuvieron la habilidad de transformar a los posibles sujetos revolucionarios en OBJETOS de sus propios intereses de casta y que obligaban para subsistir en alianzas con los enemigos de clase, bajo el pretexto de que fueron y son tácticas, en donde muchas generaciones de militantes –entre los que me encuentro-  nos transformamos en víctimas de las respectivas burocracias ya sean comunistas tradicionales, maoístas o trotskistas de distinto pelaje. A pesar de ellos, los trabajadores consientes, seguiremos luchando por el poder, por el socialismo, por nosotros y por todos y cada uno de los caídos.

Hubo por supuesto excepciones, la bien llamada izquierda revolucionaria, los extrañables anarquistas de principio de siglo, los extrañables '60 y '70, concretamente a los cumpas del ERP, FAP, FAR, MONTONEROS, que tenían y tienen como objetivo la toma del poder mediante la violencia popular revolucionaria y no hay que asustarse por ello. La burguesía para defender el poder y su dominación e intereses utiliza la violencia. San Martín y Bolívar utilizaron la violencia para derrotar al colonialismo español, y por supuesto que los revolucionarios de hoy, utilizaremos la violencia para liberarnos del yugo opresor de los capitalistas. En estos temas no hay consensos, no existen matices, a partir de las ideas, solo quedan las batallas.

De todas maneras, hoy las cosas han cambiado, hay un despertar nuevamente, la patria grande latinoamericana, de recuperar las luchas y los sueños de Fonseca, Sandino, Agustín Tosco, Rodolfo Walsh, y naturalmente el Che, entre otros.

Esta Web sigue estando apuntada a guevarista.org, pero me veo obligado a trabajarla como El Tábano, me permite ser menos estructurado y escribir opiniones menos dogmáticas, que se deben ajustar a algunos acontecimientos que se vienen dándose en nuestro continente, como son los procesos en construcción de Venezuela, Brasil, Argentina, Uruguay, Ecuador, Nicaragua, Bolivia, de todo, deberemos estar atentos a los avances organizativos de los trabajadores y sus organizaciones revolucionarias, respetando sus nuevas formas y contenidos libertarios. Debe quedar en claro que no me refiero a los presentes mandatarios de los países mencionados, sino a la base, a los trabajadores y los pueblos, volver a creer en su capacidad transformadora y sus ideales de libertad, es decir el socialismo revolucionario.  

REVOLUCIÓN SOCIALISTA O CARICATURA DE REVOLUCIÓN


Querido Compañero Negrito

Negrito Avellaneda

A pesar de las torturas que le infligieron en la comisaría de V. Martelli, el Negrito no delató a ningún compañero, a pesar de que conocía muchos domicilios y cada una de las actividades de los comunistas del lugar: "Mi hijo ya tenía su educación y una gran valentía, lo mataron militante de la Federación Juvenil Comunista

Querida Compañera Laura

Laura

A los 41 años, sorpresivamente, su corazón, que no paró un solo instante de bregar desinteresadamente por el bienestar de los demás, ni de soñar con un mundo hermoso, digno de ser vivido por todos los seres humanos, sin miseria ni explotación, dejó de funcionar, militante del Partido Comunista de los Trabajadores

Querida Compañera Ceci

Cecilia

Donde había una lucha allí estaba Ceci, donde había un preso político allí estaba su solidaridad activa, donde se escondía un represor allí iba ella a buscarlo y desenmascararlo a través de los escraches. Ceci, obrera y estudiante, militante y revolucionaria, militante del Partido Revolucionario Guevarista