• robi1.jpg
  • robi2.jpg
  • robi3.jpg
  • robi4.jpg
  • robi5.jpg

 

Desde la época del golpe militar de 1976, se impuso un modelo de país diametralmente opuesto a la subjetividad creada desde la época de la resistencia peronista allá por los años '60, y su pico máximo, en lo que se llamó el cordobaso, cuando confluyeron las luchas de la clase obrera, los campesinos pobres y los estudiantes.

 

Pocos años después, las luchas populares y la lucha armada de un sector del pueblo, hicieron que cayera la dictadura militar de los generales Onganía, Levigston y Lanusse, poco después de la Masacre de Trelew.

La llegada de la democracia burguesa produjo un acontecimiento importante -lucha popular mediante- la libertad de todos los presos políticos arrestados por el Poder Ejecutivo Nacional (PEN), mediante un decreto del Presidente electo H. Cámpora y su ministro del interior Rigi.

A partir de ese momento continua la lucha interna entre el peronismo conservador y reaccionario -políticos y sindicalistas- y la izquierda peronista y no peronista, con la pretensión de imponer un modelo de país, acorde a los que se venía construyendo y disputando por ese entonces en América Latina, después de la revolución cubana, eso -a mi entender- es lo que estaba en juego, hasta que llegó el Gral. Perón y en el marco de la masacre de Ezeiza, en donde quedó bien en claro los caminos que iban a transitar los peronistas reaccionarios con la formula Perón Perón + Lopez Rega, todo como antesala del golpe del '76.

El presidente de la Asociación Empresaria Argentina (AEA), tuvo que renunciar a su cargo para pasar a ser Ministro de Economía, se llamaba Alfredo Martinez de Hoz, era el representante de los llamados ''Chicago Boys'', hijos de Milton Friedman creador de las políticas del 'Shock', ya experimentadas bajo la dictadura de Augusto Pinochet en Chile en el '73.

La primer tarea de los civiles y los milicos, era 'limpiar' el campo, metiendo en cana a todos los luchadores sociales y políticos, para luego asesinarlos en supuestos “enfrentamientos” y/o desaparecerlos. Una vez cumplido ese objetivo, comenzaron a destruir la matriz productiva de nuestro país, es decir terminar con el capitalismo monopolista de estado, todo esto con la complicidad de los medios de comunicación beneficiados por el asesino Videla, entregándole al grupo Clarín, La Nación, y La Razón, la producción de Papel Prensa S.A., ahí comienza una nueva historia, la construcción de una nueva subjetividad en el pueblo, POR ALGO SERÁ, ¿no?.

Creo que para el fin de esta nota y después de la apertura democrática, no vale la pena analizar el periodo frustrante y decadente del alfonsinismo, porque en realidad lo mas importante es posterior a esa etapa, que es el comienzo de la bien llamada segunda década infame, la del Menemismo,es decir que la pulseada fue ganada nuevamente por el peronismo conservador y reaccionario, terminando la tarea inconclusa de la dictadura cívico-militar, y en donde los medios de comunicación audio visuales formatearon las mentes de un mayoritario segmento de nuestra sociedad, en paralelo comenzó lentamente la organización y resistencia de los sectores mas lúcidos de nuestro pueblo especialmente los movimientos sociales en 1998, comienzo y ¿final?, que cerraba perfectamente el plan original.

En esos momentos, y con la consolidación de los medios audio visuales (canales privatizados, redes de televisión por cable en todo el país, la internet etc), comenzaron a construir una “nueva” alternativa gatopardista; la ALIANZA.

Que al poco tiempo, ya sabemos como termino,...helicóptero.

Con el pueblo indignado en las calles, hubo dos -como mínimo- caracterizaciones sobre esos acontecimientos, los TROSKOS, decían que se había abierto en la argentina una etapa/proceso revolucionario, y el PCA lo caracterizó como una crisis de representatividad política, bajo la consigna de ¡Que se vayan todos!.

Después de varias boludeces, otra vez el peronismo fascista de Duahlde, que dio con el asesinato de Dario y Maxi, cuyo autor intelectual entre otros el propio Duahlde, siguen impunes.

La época del FPV o Kirchnerismo

Este sin lugar a dudas es el mas difícil de analizar, comenzare por lo negativo y de corrido, ampliación de las licencias al grupo Clarín, y la fusión de multicanal-cablevisión; en pleno 'default' no separar la deuda externa entre la legal y la ilegal, dejando de costado la causa Olmo; la complicidad con los gobernadores interesados en la explotación de la minería a cielo abierto; la aprobación de la ley anti-terrorista pedida por EE.UU. Se mantiene la inflación provocada esencialmente por la especulación de las multinacionales y las llamadas clases medias vinculadas al pequeño comercio, etc. Aunque no recuerdo que argentina no haya convivido con la inflación siempre, el trabajo en negro siempre exsistio, y mas en las épocas de dictaduras militares, la ley del aborto entre otras.

Por otro lado, nadie puede estar en contra de resoluciones favorables a lo que comúnmente se llama el “campo popular”, el acceso -mediante moratoria- a la jubilación universal, para todos aquellos que no han completado los treinta años de aportes, la jubilación para las amas de casa, derechos a vacaciones y licencias por enfermedad a las personas que trabajan en servicios domésticos, las paritarias en casi todas las ramas gremiales, la Asignación Universal por Hijo -AUH-, los créditos del bicentenario para bancar el engrandecimiento de las PYMES y Cooperativas, fertilización asistida, la recuperación del paquete accionario mayoritario de YPF, YCF, AYSA, y la renovación ferroviaria, la ley de medios audiovisuales -trabada por la corporación judicial-, Yacireta, Atucha, conexión de alta tensión a nivel nacional, 37,000 km de fibra óptica, ARSAT e IMVAP, once universidades publicas nuevas, entre otras.

Trato de explicar lo que considero la realidad, y no lo que me gustaría que sucediera, porque para esto último los revolucionarios, deberíamos haber tomado el poder, cosa que objetivamente no sucedió.

Los medios de comunicación, han convencido a una parte importante de la población de que las mismas -las cadenas nacionales del ejecutivo- son demasiadas e inútiles, sin embargo la administración actual no tenia otra forma de comunicar las obras de infraestructura realizadas. La verdadera cadena nacional encabezada por el Grupo Clarín, junto al resto de diarios -también de su propiedad- repitiendo o retransmitiendo a TODO EL PAIS las veinticuatro horas del día, hicieron que el programa “Bailando por un sueño”, fuera mas importante que lo antedicho.

En conclusión, los medios tienen la capacidad de contarnos nuestros sufrimientos, que ellos mismos -como parte del poder real- nos provocan.

Una frase M Legrand lo sintetiza... "La televisión determina el voto por un candidato o no. Hay gente que dice 'yo a este no le creo porque en la televisión le vi una mirada que no era sincera'.

Por ultimo creo que jamas deberemos olvidar -para no meter mas confusion- la categoria marxista subtitulada como:

El socialismo burgués o conservador

Una parte de la burguesía desea mitigar las injusticias sociales, para de este modo garantizar la perduración de la sociedad burguesa.

Se encuentran en este bando los economistas, los filántropos, los humanitarios, los que aspiran a mejorar la situación de las clases obreras, los organizadores de actos de beneficencia, las sociedades protectoras de animales, los promotores de campañas contra el alcoholismo, los predicadores y reformadores sociales de toda laya.

Pero, además, de este socialismo burgués han salido verdaderos sistemas doctrinales. Sirva de ejemplo la Filosofía de la miseria de Proudhon.

Los burgueses socialistas considerarían ideales las condiciones de vida de la sociedad moderna sin las luchas y los peligros que encierran. Su ideal es la sociedad existente, depurada de los elementos que la corroen y revolucionan: la burguesía sin el proletariado. Es natural que la burguesía se represente el mundo en que gobierna como el mejor de los mundos posibles. El socialismo burgués eleva esta idea consoladora a sistema o semisistema. Y al invitar al proletariado a que lo realice, tomando posesión de la nueva Jerusalén, lo que en realidad exige de él es que se avenga para siempre al actual sistema de sociedad, pero desterrando la deplorable idea que de él se forma.

Una segunda modalidad, aunque menos sistemática bastante más práctica, de socialismo, pretende ahuyentar a la clase obrera de todo movimiento revolucionario haciéndole ver que lo que a ella le interesa no son tales o cuales cambios políticos, sino simplemente determinadas mejoras en las condiciones materiales, económicas, de su vida. Claro está que este socialismo se cuida de no incluir entre los cambios que afectan a las “condiciones materiales de vida” la abolición del régimen burgués de producción, que sólo puede alcanzarse por la vía revolucionaria; sus aspiraciones se contraen a esas reformas administrativas que son conciliables con el actual régimen de producción y que, por tanto, no tocan para nada a las relaciones entre el capital y el trabajo asalariado, sirviendo sólo -en el mejor de los casos- para abaratar a la burguesía las costas de su reinado y sanearle el presupuesto.

Este socialismo burgués a que nos referimos, sólo encuentra expresión adecuada allí donde se convierte en mera figura retórica.

¡Pedimos el librecambio en interés de la clase obrera! ¡En interés de la clase obrera pedimos aranceles protectores! ¡Pedimos prisiones celulares en interés de la clase trabajadora! Hemos dado, por fin, con la suprema y única seria aspiración del socialismo burgués.

Todo el socialismo de la burguesía se reduce, en efecto, a una tesis y es que los burgueses lo son y deben seguir siéndolo... en interés de la clase trabajadora.

El Dengue

fidel

monojojoy

JULIAN