Pertenencia de clase

El que maneja el Banco Nación, González Fraga, manifestó una frase provocativa que tuvo mucha resonancia en todos los medios de incomunicación y dijo: “les hicieron creer a un trabajador medio, que con su sueldo medio, podían comprarse, un televisor, celulares, una moto, un auto y viajar al exterior”, esta frase tiene un alto contenido de clase y por lo expuesto, no lo repudio, ya que demostró con la misma, su conciencia de clase, a la que pertenece. Tiene razón.

Por otro lado, realmente estoy podrido, de escuchar y leer por cualquier medio sobre la supuesta clase media, muy en boga y transmitidas por las y los “periodistas estrellas” de casi todos los medios de incomunicación.

Los Partidos políticos del sistema (capitalista), desde el Peronismo hasta los trotkystas, con sus matices, ensalzan a esa llamada clase social falsa -la clase “media”- que solo esta divida por sus ingresos, y que en su mayoría son trabajadores en relación de dependencia.

Al Peronismo por el hecho de ser un partido burgués le conviene esta división social por categorías, y a los troskos porque le conviene -como socialdemócratas- que son, ya que de esa forma “aumentan” sus políticas de la lucha economicista.

Estas ideas políticas y culturales, sirvieron y sirven para desviar el tema de fondo: que el capitalismo esta dividido en dos clases fundamentales, por un lado la burguesía y, por otro lado la clase obrera, esta última tomada en el mas amplio sentido, es decir, dirigida a todos aquellos que venden su fuerza de trabajo o su intelecto al capitalista, ellos se encargan de crear las categorías sociales antes mencionadas.

Nadie nace con una ideología predeterminada, tampoco la ideología nace por arte de magia, la clase “subalterna” comienza por la familia, luego por las escuelas del sistema capitalista, la primaria, secundaria y universitaria, las iglesias, luego “SUS” leyes y sus justicieros etc etc.

Los peronistas son los que mas trabajan en ese sentido, desconociendo y renegando de la lucha de clases que son necesariamente antagónicas, entre el explotador y el explotado, ellos siempre han trabajado la falsa “idea” de la conciliación de clases.

La ex-presidenta Cristina Fernández, en todas sus cadenas nacionales se encargó vehementemente de ensalzar a la supuesta clase media, jamás hablo de la clase obrera y fue coherente con la doctrina nacional justicialista, cuyos abanderados principales -cultores de la conciliación de clases- fueron y son la burocracia sindical peronista, salvo honrosas excepciones, como el programa de “El programa de La Falda”. Este programa parece viejo, pero no lo es, ellos lo escribieron cuando estaban bajo el yugo de un dictadura militar.

En ese u otro sentido me pregunto ¿cual es la diferencia entre la dictadura militar y la dictadura de las “democracias” burguesas, si la propia burguesía es mandante de “SUS” aparatos represivos?

Entre avances y retrocesos, victorias parciales y derrotas también parciales, es evidente que la insuficiente acción y organización independiente -de la burguesía- de nuestra clase, ella se forma y se constituye en la misma base.

Es necesario “saltar” todo tipo de maniobras, de las burocracias, tanto de la CGT’s y la CTA’s, como así también de la izquierda reformista, que aprovechan esta coyuntura para confundir, paralizar y arrastrar a los trabajadores, tras una u otra fracción de la burguesía, estén representadas estas, por el gobierno o la “oposición”.

Bajo la reciente –pero no nueva- ¿unidad?, persiste la división entre los burócratas de la CGT, división para nada producida en función de los intereses de los trabajadores (sino de sus negocios), la virtual licuación de la CTA’s, que también están divididas en su apoyo a la burguesía, la absoluta inacción y parálisis de la llamada oposición de izquierda dentro de la CTA’s, el desembarranque político e ideológico, sin atenuantes, del PCR, y las mil y una caras del menchevismo argentino –es decir el trotskismo- si quieren el FIT, y de Convergencia Socialista –uno de los apéndices del menchevismo-, del PRML, y varios Movimientos Sociales, que en su momento han engordado las filas de la Sociedad Rural Argentina, la burguesía agraria o el gobierno, creo que esclarecen a miles de trabajadores conscientes, sobre cuál es el verdadero papel de todos estos sectores respecto a los intereses de clase Obrera.

En este sentido bienvenido sea el conflicto y la lucha entre la propia burguesía. Bienvenido porque en unos pocos años permitió y permite aclarar problemas, posiciones y conductas políticas, contra las cuales veníamos luchando desde hace años. Posiciones que han estado trabando, desviando, y aplastando toda posibilidad de organización y lucha independiente de los trabajadores, respecto a la burguesía, el gobierno, las patronales y la burocracia sindical, que hoy -una vez más- demuestra su complicidad con el modelo de dominación, no importa si son civiles o militares o un combo de los dos.

Es por todo lo que nos esta pasando, esta Web reafirma indubitablemente el último párrafo del Manifiesto Comunista...”Los comunistas no tienen por qué guardar encubiertas sus ideas e intenciones. Abiertamente declaran que sus objetivos sólo pueden alcanzarse derrocando por la violencia todo el orden social existente. Tiemblen, si quieren, las clases gobernantes, ante la perspectiva de una revolución comunista. Los proletarios, con ella, no tienen nada que perder, como no sea sus cadenas. Tienen, en cambio, un mundo entero que ganar...”

La clase obrera y los pueblos del mundo, estamos atravesando momentos cruciales, que obligan a una definición. Hay una salida anti-capitalista, y es el socialismo revolucionario.

El Dengue