Un año de luto por la Argentina

Aunque son los mismos que estaban con De La Rúa, sin lugar a dudas, este es el peor gobierno de los últimos cincuenta años, solo comparable con el modelo económico de Martínez de Hoz. Si, el de la dictadura genocida y, por lo tanto, el pueblo no debe permitir que termine su mandato, por dos motivos centrales, por delincuente y por haber sido cómplice confeso de la dictadura cívico-militar del ’76.

 

  1. En un año, bajo el gobierno de la restauración conservadora de Mugricio Macri, hubo 600.000 despidos en Argentina.
  2. Hubo una devaluación del peso del 60% lo que ha ocasionado un aumento masivo de los precios con consecuencias dramáticas para la mayoría de los argentinos.
  3. Las tarifas de transporte, gas, agua y electricidad aumentaron entre un 200% y un 2000% según los casos.
  4. La inflación pasó de un 25% al 45% y la economía está en recesión.
  5. La política de austeridad llevada por el Gobierno ha tenido un impacto dramático sobre las clases populares, la vida económica y el desarrollo del comercio. Según la Iglesia Católica 1,4 millones de argentinos cayeron por debajo del umbral de pobreza desde la llegada al poder de Macri. En la capital la tasa de pobreza pasó del 20% al 33%. Según el mentiroso Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC), el 32% de los argentinos vive en la pobreza, o sea 8,7 millones de personas, y el 6,3% vive en la indigencia, o sea 1,3 millones de personas, sin contar a los jubilados de la mínima.
  6. Centenas de miles de argentinos multiplican las manifestaciones y exigen un cambio de política y el cese de las medidas contra las capas más vulnerables. Según los sondeos el 48% de los argentinos tiene una opinión negativa del gobierno de Macri contra un 26% que aprueba su gestión.
  7. El importe de la deuda se disparó en un año pasando del 43% al 55% del PIB.
  8. El déficit fiscal es de un 8%, lo que obligó al Gobierno a contraer préstamos de más de 50.000 millones de dólares en apenas un año.
  9. El Gobierno de Macri también atentó contra la pluralidad de la prensa al censurar el canal latinoamericano Tele Sur, que ya no está disponible en el paquete que ofrece Cablevisión y la destrucción de la TDA en Argentina.
  10. El Gobierno Macri procedió a una represión implacable de toda protesta social. El caso de Milagro Salas, elegida al Parlamento suramericano y militante indígena, es emblemático. Está encarcelada desde enero de 2016, en violación de su inmunidad parlamentaria, bajo la acusación de “incitación a cometer delitos”, por organizar una manifestación en la provincia de Jujuy. Las Naciones Unidas denuncian esta represión y califican esta detención de “arbitraria” e ilegal. La Comisión Interamericana de Derechos Humanos, Amnistía Internacional y otras organizaciones de defensa de los derechos humanos exigen también su liberación.
  11. Perversa destrucción de todos los programas de ciencia y tecnología, eliminación del Arsat III, baja de sus presupuestos y por lo tanto liquidar la reindustrialización que estaba en proceso.

Por estos motivos y otros tantos más, es que la mayoría de los argentinos no tienen nada que festejar, todo lo contrario, seguir en la lucha y en la calle, para echar a este desgobierno conservador, de la burguesía más concentrada, los dueños del país.